Prospectiva Económica - Julio 2018.

Encuentre en esta edición:

 

  • Actividad productiva: La economía enfrentará retos en 2018 pese a mejores condiciones

En el primer trimestre de 2018 la economía colombiana creció 2,2% frente al mismo periodo en 2017. Como anticipamos en la anterior Prospectiva, el crecimiento de la economía se explicó, principalmente, por el desempeño del gasto en consumo. No obstante, la fuerte desaceleración de la construcción de obras civiles y edificaciones incidieron negativamente en la formación bruta de capital. Algunos resultados recientes de indicadores sobre actividad económica, como el indicador de seguimiento a la economía, las ventas del comercio minorista y la producción de café y petróleo, muestran mejoras frente a los niveles registrados un año atrás, mientras que los indicadores de construcción de vivienda y el nivel de empleo de la economía siguen evidenciando deterioros.                                           

Para este año esperamos un menor desempeño de la construcción, de la industria manufacturera y la producción de carbón frente a la proyección anterior y un mejor desempeño de comercio y transporte, información y comunicaciones. Así, en esta edición de Prospectiva, mantenemos nuestra proyección de crecimiento para 2018 en 2,4% y para 2019 en 2,8%, pero con riesgos al alza. Para el mediano plazo, nuestra proyección base estima que la economía tenga una recuperación gradual hasta llegar a un crecimiento de 3,4% en 2022.

  • Sector externo: Mejores precios aceleran el ajuste

En el primer trimestre de 2018, el déficit de cuenta corriente continuó ajustándose gracias al buen comportamiento de las exportaciones tanto tradicionales como no tradicionales y al buen comportamiento de las remesas de los trabajadores. Teniendo en cuenta lo anterior y la revisión al alza de los supuestos de precios de petróleo, carbón y café, y de la tasa de cambio, respecto a la edición anterior, consideramos que el déficit de cuenta corriente para 2018 se ubicaría en 2,5% del PIB, es decir 0,5 pps menos que lo pronosticado en la edición anterior. En el mediano plazo, esperamos que el déficit corriente de la balanza de pagos se ubique en niveles menores a los pronosticados en la edición anterior, pero con una dinámica de ajuste similar. Para 2022 esperamos que alcance 2,2% del PIB (2,7% en la edición anterior).

  • Política fiscal: Serán necesarias reformas en el mediano plazo

En abril de 2018, el Comité Consultivo para la Regla Fiscal publicó los estimativos de la nueva senda objetivo de déficit fiscal del Gobierno Nacional Central de 2018 en adelante. Para este año el balance permitido se mantuvo inalterado en 3,1% del PIB, pero se revisó la trayectoria estimada para el mediano plazo con base en los supuestos sobre precios de petróleo y brecha del producto que se proyectan con la información disponible en la actualidad.

En esta edición de Prospectiva se presenta la actualización de nuestras perspectivas fiscales a partir de la información recientemente publicada por el Gobierno Nacional en el Marco Fiscal de Mediano Plazo. Si bien las proyecciones contenidas en ese documento oficial resultan más realistas que las de un año atrás, los ingresos previstos por ingresos petroleros y por rentas de capital podrían ser excesivamente optimistas. En esas circunstancias, el nuevo Gobierno tiene retos importantes para continuar con el proceso de consolidación fiscal y deberá afrontar decisiones difíciles para reducir la vulnerabilidad de las finanzas públicas frente a posibles choques adversos.

  • Política monetaria y variables financieras: Inflación controlada

La inflación se ubicó desde el comienzo de 2018 dentro del rango meta del Banco de la República. ha seguido reduciendo y en junio se ubicó en 3,20%, cercana al punto medio de dicho rango. Este buen comportamiento de la inflación llevó a que la Junta Directiva del Banco de la República recortara la tasa de interés de política en 25 puntos básicos, de 4,50% a 4,25%, en su reunión del mes de abril.  Sin embargo, en los últimos meses se han registrado leves incrementos en la inflación que podrían continuar en el segundo semestre del año. En esas circunstancias la autoridad monetaria ha interrumpido el proceso de reducción en la tasa de intervención, la cual estimamos que se mantendrá estable en 4,25% el resto del año. Para 2018 revisamos levemente a la baja nuestro pronostico de inflación de 3,5% en la edición anterior a 3,4%.

  • Economía regional: Mejores perspectivas, pero con señales mixtas

El menor crecimiento económico observado en 2017 a nivel nacional se evidenció en la desaceleración en la actividad productiva de todas las regiones del país, excepto en la Orinoquía y Amazonía, donde se dieron resultados más favorables. Durante los primeros meses de 2018, los indicadores de actividad económica en las principales ciudades del país mostraron una mayor dinámica que la observada un año atrás, especialmente en sectores como los de industria, comercio y agricultura. En términos generales se observa que la recuperación es más marcada en Cali y Barranquilla que en otras zonas del país.

  • Si esta interesado en recibir información vía correo electrónico sobre nuestras publicaciones
  • Haga click aquí