Mal momento de industria y comercio arrastra a Bogotá a la desaceleración