Informe del Mercado Laboral- Agosto 2017 [IML]

EDITORIAL: BONO DE IMPACTO SOCIAL PARA EL EMPLEO.

  • La “inversión financiera-social”, aquella que busca tanto el retorno financiero como el social, se ha vuelto cada vez más popular en la última década. De acuerdo con una encuesta realizada por Spectrem Group en 2012, cerca del 60% de los inversionistas más jóvenes (debajo de los 44 años) identificó la “responsabilidad social” como un factor importante en la selección de sus inversiones, cifra superior a la registrada para los inversionistas más grandes.
  • Un tipo de “inversión financiera-social” son los Bonos de Impacto Social (BIS). En este tipo de instrumentos, los inversionistas privados aportan el capital inicial para financiar una intervención social y un pagador de resultados (generalmente un gobierno o donante) les reembolsan solamente si se logra el resultado esperado. De acuerdo con la OCDE, los bonos de impacto se han vuelto atractivos en la medida en que financian políticas sociales, mitigan el riesgo del sector público e incrementan la efectividad, a la vez que reducen la presión sobre los presupuestos públicos.
  • En marzo de este año, Colombia se convirtió en el primer país de ingresos medios o bajos en lanzar un BIS, cuyo objetivo es emplear individuos vulnerables para quienes las posibilidades de obtener y retener un empleo son bajas. Lo anterior surge como consecuencia de que la tasa de desempleo es superior para las mujeres y las personas jóvenes, quienes a su vez tienen más probabilidades de trabajar en el sector informal.
  • El objetivo de este Editorial es realizar un recuento de la implementación a nivel global de este tipo de modelos de financiación, a propósito del BIS lanzado en Colombia.

 

 

  • Si esta interesado en recibir información vía correo electrónico sobre nuestras publicaciones
  • Haga click aquí